Buscar en el blog

Cargando...

viernes, 29 de abril de 2016

Chococubos con aceite de coco


Pues yo no sé por qué, pero cuando está nublado o llueve, me da por hacer pasteles de chocolate y queso. 
Entonces, como encantada por los aromas y por esos suaves colores marfil y castaño, me dejo llevar y disfruto del toque melancólico que siempre acompaña a la lluvia.

Los blancos ingredientes se me antojan como nubes, el chocolate me huele exótico, me dejo llevar como una niña en la mecedora de los sentidos. El día me parece de algodón, dócil y tranquilo y me gusta mucho.


Pero vayamos a la receta. Veamos los ingredientes para la mezcla de chocolate:

125g. de azúcar
75g. de harina
4 huevos
180g. de aceite de coco
150g. de chocolate


Y los ingredientes para la mezcla de queso:

125g. de azúcar
2 yogures naturales
200g. de requesón
2 huevos
40g. de harina


Y así es como procedemos:

Fundimos el chocolate troceado, junto con el aceite de coco, al baño María


El aceite de coco, que estando frío es sólido como podéis ver en las fotos, ha sido para mí un descubrimiento relativamente reciente. 


Resulta que lo encontré en mi tienda de productos naturales, en donde ya me hablaron maravillas de él. No hay que confundirlo con el aceite de palma, que aunque también procede del coco, no es el mismo. Este que uso en la receta es aceite virgen de coco, extraído de la pulpa del coco y sin ningún añadido químico.

Investigando, he descubierto tantas cosas interesantes, que me parece imposible reproducirlas todas. Por ejemplo que se trata de un aceite que no se oxida al someterlo a altas temperaturas, lo cual es un buen punto a su favor, porque lo convierte en un aceite saludable. 

Dicen además que aunque tiene las mismas calorías que cualquier otra grasa, es decir, muchas, éstas no se metabolizan igual, siendo que incluso el aceite de coco es utilizado para adelgazar, habiendo bastantes estudios que lo avalan como excelente tratamiento para reducir grasa abdominal, perder peso y controlar un sinnúmero de enfermedades. 

Un interesante estudio, que me parece serio, que podéis consultar en este enlace: http://www.aceitedecoco.org/2016/01/aceite-de-coco-virgen-y-alzheimer-estudio-espanol/ refleja los beneficiosos efectos del aceite de coco en el alzheimer, con datos concretos de su efecto, sobre los distintos grados de esta enfermedad, incluso habiéndose demostrado un mayor efecto sobre los grados más altos de la enfermedad.

También hay estudios de su beneficio en la diabetes, enfermedades gastrointestinales, en la salud cardiovascular, hígado, riñón, SIDA… Bueno, ya digo, la lista es interminable. Creo que si os interesa, podréis encontrar mucha información en Internet.

La cosa es que compré este aceite para probar y una de las pruebas que más me está gustando es su uso en repostería. Estos cubos están hechos con aceite de coco y os aseguro que ganan en textura una barbaridad y lo mismo pasa con las magdalenas, los plum cake y otros muchos pasteles con los que estoy experimentando.

El aceite no sabe a coco, es simplemente una grasa con la que sustituyo a la mantequilla y el resultado hasta el momento, ya digo, es excelente. Y no voy a defender si será más o menos beneficioso que el aceite de oliva, porque una a lo largo de los años ve pasar muchas modas en esto de la nutrición, pero no quería dejar de probar y en lo que sé, hasta el momento, las pruebas ya digo que son muy buenas.

Pero sigamos con la receta. Teníamos fundido el chocolate con el aceite de coco, al baño María.


Entonces en un bol, batimos los huevos con el azúcar y una vez bien batidos, añadimos el chocolate.



Añadimos también la harina, mezclamos y volcamos sobre un molde forrado con papel vegetal



Ahora procedemos con la mezcla de queso y yogur de la siguiente forma:

Batimos el requesón junto con los yogures, añadimos el azúcar, los huevos y la harina.




Una vez todo bien mezclado, volcamos con cuidado sobre el molde en donde tenemos la mezcla de chocolate



Y una vez que está todo en el molde, con ayuda de un palito de brocheta, vamos como sacando pizcas de chocolate a la superficie.





Con este aspecto entra en el horno en donde permanecerá a fuego lento, durante una hora aproximadamente, o hasta que con un palillo, veamos que está hecho.


Sólo nos queda dejar enfriar y desmoldar, cortando luego a nuestro gusto, los cubos.



¿A que son bonitos?


Y os aseguro que están impresionantes


No hace falta que os llueva para que los probéis, son fáciles de hacer y seguro que os van a gustar. ¡Ah! Y si no queréis aceite de coco, pues con mantequilla.


Nos vemos pronto. Un abrazo

domingo, 17 de abril de 2016

Dejar constancia



El sábado 16 de Abril, celebramos en la escuela una cata de vinos con Diana Cardó. 

Decir que lo pasamos genial, que disfrutamos muchísimo de un encuentro que siempre resulta entrañable, entre alumnos y amigos, compartiendo esta vez, excelentes vinos y una siempre enriquecedora ilustración de la mano de Diana, sería quedarme corta o resultar repetitiva, dado que no hace tanto, hicimos una cata de cavas  que también fue todo un éxito.

Nuestros estupendos "catadores" se lo pasaron bien, se notaba en el ambiente, en las palabras, en los abrazos. Simplemente tengo que dar las gracias desde aquí, a todos ellos, por regalarme una vez más con un encuentro tan satisfactorio.

Y porque las imágenes hablan por sí solas y porque en cierta forma se lo debo a los asistentes, he aquí algunas instantáneas que dejarán constancia de esta bonita velada:

Eran alrededor de las 20,30 horas cuando comenzábamos. 


Cada uno con su hoja de cata para tomar notas, según las instrucciones que nos dio Diana. Al final de la noche, habríamos probado siete vinos, incluyendo uno dulce. Ahí es nada.


Maquinon fue el primero. Disculparéis que omita las notas de cata, pero sería largo y poco exaustivo si pretendiera detallarlos todos. Puede no obstante consultarse sobre este vino en este enlace: http://www.casarojo.com/es/nuestros_vinos/maquinon

lunes, 4 de abril de 2016

Pilaf de bulgur


La verdad es que no sé por qué llamar a este plato pilaf, cuando no tiene mucho parecido con la receta genérica del pilaf , que es una preparación a base de arroz de las cocinas de Oriente y de la India. 

Esta receta sin arroz, sin carne ni pescado y sin picantes, quizás debería llevar otro nombre, pero viene así reflejada, en el libro de cocina vegetariana de Jenny Stacey de donde la he sacado, así que respetaremos su nombre.


He hecho algunas modificaciones a la receta original, pero nada que modifique lo básico. 

Y puestos en antecedentes, vayamos ya con la receta en cuestión, que como reza en su título, está hecha con bulgur en lugar de con arroz, teniendo sus propias peculiaridades como vamos a ver.

sábado, 19 de marzo de 2016

Paparajotes para recibir la primavera


Por proximidad y por el hecho de compartir ancestros comunes, muchos platos tradicionales de Murcia, son compartidos por toda la Vega Baja.

Es el caso de los paparajotes, un dulce de origen árabe, que recoge la esencia mediterránea de la huerta, con su intenso aroma a limón. Una receta muy sencilla, austera y complaciente.  

Junto a los buñuelos, es quizás la preparación más popular de estas fechas de San José, para algunos, inicio de la Semana Santa y para otros, bienvenida de la primavera.

En cualquier caso, ricos, muy ricos estos paparajotes, como podréis comprobar si los hacéis. Es tan fácil como esto:

viernes, 4 de marzo de 2016

Tartitas de guisantes: ¿Plato o aperitivo?


En realidad están concebidas para ser un aperitivo o un entrante, pero están tan ricas estas tartitas, que lo más práctico es servirse dos o tres y convertirlas en una comida en toda regla.

La receta tiene todas esas valiosas cualidades que convierten las recetas en aliados: Es fácil de hacer, original, se hace en poco tiempo, siempre sale bien, se pueden variar sus ingredientes, es saludable… ¿Hace falta seguir?

Yo creo que no.


Y como además de todo eso, son bonitas, hacen de una comida de diario, una celebración.

Veamos cómo se hacen: