Buscar en el blog

Cargando...

martes, 20 de enero de 2015

Receta de Calabaza. Ese símbolo de inteligencia.



Me encanta cocinar calabaza en este tiempo, de todas las maneras: dulce, salada, en guisos o en solitario. Por eso, cuando mi amigo Fran me trajo unas cuantas de su huerto hace poco, me hizo lo que para mí es un gran regalo. 

También me gusta conocer sobre los ingredientes que utilizo y casi siempre, cuando me doy a esa investigación, acabo fascinada con las historias que rodean a los alimentos, sobre todo cuando son tan cotidianos que nos pasan desapercibidos en su riqueza simbólica.

Pero lo que más me gusta, sin duda, antes incluso de indagar y llenar mi mente de lo que estudio, es hacer lo que podríamos llamar “un ejercicio del hombre silvestre”, o más actualizado si se quiere, lo que es mirar con el disco duro en blanco, sin contaminar, para observar qué me dicen los colores, las formas, las maneras de desarrollarse o de crecer de los alimentos, estos aliados tan vitales de nuestra existencia.

                        

Es un ejercicio fabuloso, incluso cuando lo saco del ámbito de los alimentos y lo practico frente a las noticias que me llegan o los temas más candentes del mundo. Me planto frente a ellos con la mirada silvestre y…Simplemente intento pensar.

Porque somos una especie gregaria, que corremos el riesgo de atrofiar nuestro libre pensamiento. Porque tenemos necesidad de formar parte de un grupo, algo que genera en nuestras sociedades hiper-informadas, una especie de ley de economía del razonamiento, algo canalla, la verdad, que nos lleva a no pensar y simplemente aceptar lo que nos dice el grupo de referencia que ya ha pensado por nosotros.

Así no es extraño que religiones, partidos políticos, grupos de poder, filosofías incluso, se constituyan en pensadores oficiales de nuestras mentes, para manejarnos fácilmente, como maneja el perro ovejero al rebaño, incluso en ausencia del pastor.

No sé vosotros pero yo, en la cocina como en la vida, prefiero hacerlo a que me lo den hecho, así que eso es lo que hago, ser un poco más silvestre. ¡Hay tantos temas! Y no es difícil una vez se empieza. A veces ayuda un simple “cui bono”.


En cuanto a las calabazas son para muchas sociedades africanas, que consumen sus semillas, símbolos de inteligencia. Sin embargo, para otras sociedades son justo lo contrario, símbolos de inutilidad y de estupidez. Estas últimas se refieren generalmente, no a la calabaza completa, sino a lo que queda de ella después de extraerle la carne y sus semillas, es decir, al recipiente hueco que suele colgarse como ornamento. 
Para los taoístas sin embargo, es símbolo de inmortalidad.

Esta receta se llama: Calabaza all i pebre y es una receta popular.


Ingredientes:

Un cuarto de kilo calabaza (ya limpia y troceada)
Tres tomates maduros
Cuatro dientes de ajo
Perejil (en este caso, una cucharadita en seco)
Una cebolla
Una cucharadita de pimentón dulce
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Así procedemos:

Troceamos la calabaza en pequeños dados y freímos en una cazuela de barro, con un poco de aceite de oliva virgen extra.


Cuando está hecha, sacamos la calabaza de la olla y reservamos. En el mismo aceite, freímos ahora la cebolla cortada en brunoise, así como dos de los ajos, muy picaditos.


Cuando la cebolla transparenta añadimos los tomates troceados y dejamos cocer, añadiendo el perejil, hasta que la salsa quede hecha.


Entonces añadimos de nuevo la calabaza que teníamos reservada y los restantes dientes de ajo, en una picada de mortero.


Sazonamos y condimentamos con el pimentón. Cubrimos de agua y dejamos cocer a fuego moderado, hasta que el guiso quede espeso, como una salsa.


El grado de reducción será a nuestro gusto. Por ejemplo, yo hice dos platos con esta preparación: el primer día, lo tomamos a modo de guiso caliente. 


Delicioso para el frío. 

Al día siguiente, con lo que me sobró, hice lo siguiente:

Puse el preparado, algo escurrido, en una sartén con una cucharada de aceite y cuando estaba bien caliente, añadí tres claras de huevo.


Después de unas cuantas vueltas, las claras habían cuajado y entonces, añadí las yemas e inmediatamente apagué el fuego, removiendo y dejando que se hicieran con el calor residual. Así es como suelo hacer los revueltos y os aseguro que salen muy buenos.


Esta especie de revuelto lo serví con pulpo cocido, condimentado con pimentón picante y un toque de sal gorda.


Verdaderamente una idea genial. Tradición e invento se enriquecieron mutuamente.


Y de los sabores os podéis hacer una idea, aunque mucho mejor es si os animáis y los probáis personalmente. Seguro que os gusta.

Hasta pronto.

jueves, 15 de enero de 2015

Habas con sobrasada y morcilla. La tradición que me habita


Decía Vicente Aleixandre: “Tradición y revolución. He aquí dos palabras idénticas”.

Yo no sé si eso será tan así, si son palabras tan idénticas o si podrían serlo, porque a veces el uso de la tradición, la excusa más bien, de la tradición,  es una caída en el absurdo, que tiende a perpetuar sin razón, mostrando como vicio servir a los conservadores para mantener las cosas como están.

Sin embargo, tradición viene de “tradere”, que significa “entregar”, no es un fósil que encontramos y ponemos en una vitrina a salvo de cualquier cambio o deterioro, sino un testigo que toma futuro, algo vivo, con adaptación al presente y con un potencial de avance arrebatador. Desde ese punto de vista, tradición y revolución son una misma cosa.


La tradición forma parte de la identidad cultural de un pueblo, una herencia que si mantiene su vitalidad, es impulso, semilla de algo que crece, se renueva y florece con nueva identidad propia. Así sucede con la música, la pintura, la poesía, con las artes en general.

viernes, 2 de enero de 2015

Año nuevo, vida nueva: rompiendo fractales


Mucha gente daría cualquier cosa porque esta frase hecha, aparentemente sin importancia se cumpliera ¿Verdad?
 ¡Año nuevo, vida nueva! Como si la vida no fuera nueva cada instante, como si cada  día, no fuera en realidad un inmenso caos de probabilidades.

Pero entonces ¿Por qué a tanta gente le parece que todo está ya escrito y decretado por fuerzas mayores que sí mismo? ¿Por qué tantas personas creen que es muy difícil poder cambiar algo?
Seguramente esta sensación procede del hecho mismo de que somos nosotros los que no estamos cambiando nada.

Einstein decía en una ocasión: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos las mismas cosas”. Es un pensamiento muy interesante.

Esto abarca: reaccionar de otros modos, votar a otras gentes, viajar a destinos diferentes, elegir cerca a otra clase de personas, invertir los procesos, dejar que el miedo sea solo miedo y nunca un ancla… Etc.

Es bueno de vez en cuando salirse del enfoque automático o lo que yo llamo, romper fractales. Declarar un día al mes, por poner un caso,  el día en que rompamos nuestros fractales, nuestros patrones repetitivos.
Nos sorprenderemos con el poder de los pequeños movimientos y los cambios en cascada que son capaces de provocar. Nuestra vida es siempre nueva, aunque a veces nos cueste verlo, vamos de estreno.

martes, 4 de noviembre de 2014

Curso dulces navideños

Próximo 22 de Noviembre 2014


Curso: "La bandeja navideña"
Los dulces tradicionales de La Vega Baja del Segura.





Un surtido sin igual de dulces tradicionales: Tortas escaldás, 
rollos de vino, coquitos, almendrados, pastas, turroncitos...  
un largo etcétera.

Recuerda: 

Día: 22 de Noviembre
Horario: de 10 a 14h y de 16 a 19h 
Precio: 60 € (incluye ingredientes, dosier y diploma)



Plazas limitadas. Reservas:
    vienasabor@gmail.com







domingo, 12 de octubre de 2014

Alobe es una palabra válida en el Scrable.


Entre otras acepciones, significa: llenarse de pavor ante la presencia de un lobo. 

Queridas y queridos amigos: 

Se me hace difícil afrontar la actividad del blog desde la rutina. Cada vez se me hace más difícil. 

Me cuesta mucho llegar aquí y hablar sólo de cocina, o hacer una receta estupenda invitando a que la hagáis, a que la disfrutéis, sin expresar algo del espanto que me producen los acontecimientos del mundo. 

Sé que a vosotros os pasa lo mismo, no hay más que darse una vuelta por Facebook para encontrarse con esa ebullición de los temas candentes de cada momento, fotografías tremendas de niños muertos, imágenes de guerra, buzos que aterrorizan, comentarios de noticias de las que todo el mundo opina, para las que hay todo un abanico de respuestas. Sucesos para los que todos encontramos culpables, criticas o razones para temer. 


Me es muy difícil hablar sólo de recetas, pero también me es muy difícil lo otro, porque tengo resistencias a participar del circo y eso es lo que veo, un gran circo en donde hoy la herramienta principal es esta Red, para mover los hilos de cada uno de los personajes que en él actúan. 

No se trata de Ministras, Secretarios o Consejeros, ni siquiera de Presidentes, la carpa cubre mucho más allá y pone de muy mal humor, tomar conciencia de ello. 

Asistimos a un cambio de paradigma en este siglo, sí, pero siento si os doy una mala noticia, no es ese cambio de paradigma que el negocio de la new age promulga, hablando de conciencia hacia el amor, ni mucho menos. Hay un cambio de paradigma económico, desde hace ya bastante tiempo, a nivel mundial y a tope y eso es lo que mueve el mundo. Poderes fácticos, unos pocos poderosos de la economía, familias magnates, gentes muy canallas. 

A esos pocos, ya les encantaría que África empezara en los Pirineos, siendo África la hambruna y pobreza fuera de juego, pero bueno, hay otras formas y no sólo para España, sino para toda Europa, ese viejo continente que no debe hacer sombra al nido de serpientes. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...