Buscar en este blog

domingo, 26 de enero de 2014

Huevos revueltos a la portuguesa


Reanudamos con una receta sencilla y clásica, aunque eso sí, con un toque del gran maestro de la cocina y experto en huevos: Michel Roux.
Con ella también retomamos la serie "Europa es más que crisis" y vamos a aprovechar para acercarnos un poco a Portugal, este país que más que vecino, es como si fuera nuestro primo.

Lo que un país es en fecha determinada, como sucede con las personas, es resultado de los avatares de su historia, del mapa de un recorrido por su existencia.
Portugal estuvo cuarenta años bajo una dictadura que la aisló del resto del mundo y esa huella aún persiste en lo culinario, sobre todo en la pureza de las tradiciones, puesto que durante ese tiempo, la agricultura y en general el medio rural, apenas tuvo cambio.

La verdad es que si el aislamiento es negativo, sobre todo cuando es forzado por una dictadura, la uniformidad a la que la Unión Europea tiende a llevarnos a todos,  tampoco es que sea mucho mejor.
Para bien y para mal, en Portugal, todavía cerca de su historia pasada y entrando despacio en su futuro, aún se encuentra una riqueza regional que nos lleva a una cocina auténtica, de alto valor cultural.

Por otra parte, también puede verse en la culinaria portuguesa, la tradicional pobreza a la que el medio rural ha estado sometido. Nadie como los portugueses para sacar partido a ingredientes humildes, sencillos, considerados en muchas partes como de segunda o de  tercera categoría.

Sin pretensiones de profundizar demasiado, porque sería extender muchísimo este post, hagamos un pequeño recorrido por la mesa de los portugueses:

Cualquier comida que se precie en Portugal, comienza con una sopa o un caldo y  el “caldo verde”, que se hace con una variedad de col que sólo se da en Galicia y Portugal, es una de las delicias nacionales.

La couve galega, con la que se hace el plato, crece bajo las vides y está presente con su intenso color verde,  en todos los mercados portugueses.
Es tan popular, que se vende incluso ya preparada y lista para su uso en el caldo cuyos ingredientes principales, además de la col, son: cebolla, chorizo, patatas y pan de corteza gruesa, un pan de maíz muy típico, sobre todo en el norte.

Por otra parte, Portugal es una maravilla para los amantes del pescado, porque hay una gran variedad y calidad de pescados y mariscos.
Destacan las sardinas, que son sin duda el pescado favorito de los portugueses, aparte de que constituyen más del 40% de la pesca portuguesa.

Otro destacado es el bacalao, con una gran tradición en formas de prepararlo desde que Colón conociera América y los barcos portugueses se adentraran en Terranova para pescarlo.
Fue por entonces cuando los portugueses aprendieron a limpiarlo después de la faena y a conservarlo en los barcos.
Actualmente la mayoría del consumo que se hace de bacalao en Portugal, ya no procede de la pesca propia, sino que viene importado de Noruega, Inglaterra o Canadá.

En cuanto a la carne, en Portugal es de excelente calidad. Por un lado porque las razas de vacuno, cordero o cabrito, son muy puras debido al aislamiento rural y por otra parte, porque como decía más arriba, por la pobreza de este país, los portugueses se han hecho especialistas en sacar partido a piezas consideradas de menor calidad, pero que son cocinadas con tal destreza que se convierten en manjares.

El apartado de dulces es extraordinario, con una gran presencia de la yema de huevo en forma de cremas y doces de ovos, ya que en la fabricación de vinos,  se usaban las claras y había siempre un excedente considerable de yemas que los conventos, extendidos por todo el país, han sabido trabajar de forma magistral.

De los vinos, podemos decir que aunque son muy famosos el Oporto o los Madeira, a nivel de exportación, en realidad los vinos que toman a diario los portugueses son los vinho verde, un vino blanco muy popular de entre 8,5 y 11,5 grados de alcohol y mucha aguja.
El por qué se denominan verdes, no es por la calidad del vino o sus uvas, sino por la región de donde proceden, el Minho, en donde  las lluvias frecuentes, proporcionan las condiciones ideales.

Y bueno, esta vez no me adentraré en el tema turístico, porque la verdad es que sólo he estado en Portugal en un par de ocasiones y no lo conozco lo suficiente. Sí es cierto que es, como imagino que para muchos españoles, una gran asignatura pendiente, ya que al estar tan próximo, es un destino que una va dejando para más adelante, creyendo que siempre será posible hacer una escapada de unos pocos días.

Si os apetece dar una vueltecita por la información que nos deja nuestra amiga Delikat ella ha dedicado varias entradas en su blog a Portugal y creo que la crónica de los viajeros es siempre la mejor información que se puede obtener de un lugar.
Por mi parte, lo dejo aquí, con esta receta a la portuguesa, que espero os guste.

Ingredientes:  

4 huevos
Un par de ramitas de tomates cherry
Aceite de oliva virgen extra
Un diente de ajo
Sal y pimienta
2 cucharadas de nata
3 ó 4 cucharadas de jugo de cocción de pollo asado



La verdad es que la genialidad de Michel Roux es esta aportación a los huevos revueltos, el jugo de la carne asada, que mezclada con los huevos da un toque realmente sabroso al plato.
Así que lo primero que haremos es asar medio pollo de campo que nos servirá de segundo plato.

Simplemente en un recipiente para horno, ponemos el pollo bien embadurnado con manteca, salpimentado y especiado con tomillo y unos ajitos.
Añadimos  unas cebollitas y un vasito de vino blanco seco y al horno, hasta que esté bien hecho.



 A continuación colocamos los tomatitos cherry en rama, en un recipiente con agua fría y dejamos en remojo  unos veinte minutos.


Mientras tanto, picamos el diente de ajo y mezclamos con un chorrito de buen aceite


Luego pintamos con la mezcla los tomatitos, uno por uno con cuidado.
  


Los colocamos en una fuente, echamos unas pizcas de sal gordita por encima y los metemos al horno durante veinte minutos o el tiempo necesario para que estén hechos.


Finalmente y justo antes de comer, prepararemos los huevos revueltos.
Ponemos un poco de aceite en una sartén y batimos ligeramente los huevos, en un recipiente.



Echamos los huevos a la sartén, que estará a fuego muy, muy bajo y removemos suavemente con una cuchara de madera.
Al cabo de tres o cuatro minutos, empezarán a cuajar. Seguimos removiendo hasta que alcancen el punto que a nosotros nos guste.




Finalmente ya fuera del fuego, añadimos la nata y ya podemos servir de inmediato.

Montamos el plato colocando los huevos en el centro y alrededor, echaremos unas cucharadas de la salsa de pollo


Por último, coronamos con una ramita de tomates cherry asados


Y ahí tenéis un plato sencillo, pero delicioso


Y ese toque de los tomatitos con su ajo y aceite, hummm, probadlo, probadlo.



Ya he vuelto, así que nos vamos viendo por aquí.


Un abrazo

22 comentarios :

  1. Hola Viena. Qué bueno que estés otra vez en la blogosfera contándonos deliciosas recetas.
    Por aquí, en Bruselas hay muchos restaurantes portugueses y yo, me dedico a peregrinar por todos a ver si encuentro un bacalaho na braz que me llene, porque es uno de mis platos favoritos. Todavía no lo he encontrado. De las sardinas asadas, un verano en el Algarve me puse como un Pantagruel, pero fuera de Portugal no se encuentran comm'il faut.
    Tus huevos tienen una pinta excelente, aunque al principio lo del jugo de pollo me deja un poco perplejo, pero sí, hay que probar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo tus aventuras con las sardinas, sí y comparto tu gusto por el bacalao. Te recomiendo que mires por el blog de Apicius, que caray, tiene recetas de bacalao para todos los gustos y todas son excelentes, doy fe que muchas de ellas las he probado personalmente.
      El toque del jugo del asado de verdad que es una genialidad, al mezclar con los huevos, hace cositas ricas en la boca, está muy bueno.
      Pruébalo un día, que es bien fácil.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Tengo mucha relación con la cultura portuguesa por amigos de allí y me ha gustado mucho tu entrada, tan bien explicada y detallada. Estos huevos me chiflan, están requetebuenos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia por tu comentario y me alegro de que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  3. Que gran introducción, me ha encantado. Una pregunta, ¿lo del remojo de los tomates por qué?
    Un gran añadido el jugo de asado.
    Un saludo y bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos y gracias por la visita. Lo de poner los tomates en remojo la verdad es que no lo sé exactamente pero no es la primera vez que lo veo esto en alguna receta. Creo que debe ser para que al asarlos, mantengan la compostura, como ves, quedan bastante bien, o quizás para que la piel se suelte con facilidad, que también es otro de los efectos que yo he observado.
      Como cité, la receta es de Michel Roux y sí, él dice esto de poner los tomate en remojo al menos veinte minutos. Yo lo seguí.
      Gracias por la bienvenida, y nos vamos viendo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Querida Sol, es verdad que lo simple es genial, o lo sencillo, diríamos mejor, que bien mirado no es lo mismo.
      Tengo que escribirte, ahí ando a ver si saco tiempo.
      Un beso grande y gracias por venir.

      Eliminar
  5. Una entrada estupénda, como el revuelto, seguro!
    Besitosss y bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Golonsegus por tu visita y la bienvenida. Por aquí estaremos a ver si consigo, más a menudo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Nos gusta
    Faltabas en la nube culinaria. Me alegra poder leerte nuevamente y disfrutar de tus ideas.
    Si es simple es sabroso.
    Bienvenida Viena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Daniel, muchas, muchas gracias. Tu comentario me halaga. Es verdad que los platos más simples son a menudo los más sabrosos, pero hay que prestar atención con ellos. Yo suelo decir a mis alumnos esto: "Esta receta es muy fácil: muy fácil de hacer, muy fácil de estropear". Ellos ya saben que esto es así y seguro que también tu.
      Te agradezco la visita y el amable comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Viena, qué buena entrada, me ha encantado, y la receta me parece deliciosa y sencilla.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Claudia: Es cierto que es sencilla y deliciosa, unos huevos revueltos cuajados en su justo punto, son una delicia y los toques de tomate y el jugo, te aseguro que le dan categoría de gran receta. A ver si te animas y la haces.
      Un beso y gracias por tu visita.

      Eliminar
  8. Siempre da gusto pasar por tu blog, Viena.
    Ponés en evidencia lo que debiera ser obvio, pero no lo es tanto... detrás de toda receta hay personas con historia y, sin la recuperación de esa historia, resulta muy difícil encontrarle el verdadero gusto a los platos.
    Portugal es un país maravilloso; la recta de Michel Roux que rescataste, inigualable.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tu comentario Mario. Compartimos esa opinión de que Portugal es un país maravilloso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Cuanta razón tienes Viena, aquí al lado y que poco sabemos de nuestros vecinos. Y la verdad, no sólo de bacalao vive el portugués. Tiene una gastronomía muy amplia y, sobre todo, casi siempre muy sencilla de elaborar, con los ingredientes justos y conservando el sabor de cada uno de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oteador: Creo que es una asignatura pendiente para muchos de los que somos viajeros, como que lo hemos dejado para un puente largo, ya que estaba tan cerca y al final Portugal es la gran olvidada en muchos sentidos.
      Yo lo tengo ahí apuntadito en mi libreta de prioridades, así que un día de estos, me voy a saldar esa cuenta, al menos un poquito.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  11. Que bueno poder leerla des pues del mes de paro. Como no podía ser de otra manera la entrada de este post excelente, dando un buen repaso a la culinaria del país.
    De este revuelto me ha gustado la combinación con salsa del asado de pollo, que intuyo no quedara mal el jugo de otras carnes. Tengo que probar esta combinación ya que nunca lo he hecho y también probaré mezclando a los huevos batidos el jugo de algún asado.
    Le deseo un buen domingo a pesar del gobierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Apicius y muchas gracias por la bienvenida.
      Efectivamente la gracia de este plato creo que es el agregado de salsa de asado y sí, claro, incluso el mismo Michel Roux dice que se puede hacer con carne asada de ternera o de pollo o de lo que queramos.
      Para mi ha sido el toque genial, la mezcla con los huevos se enriquece muchísimo. Pruébelo y verá que está muy bien.
      Ya nos vamos viendo por esta ventana, después de un parón de navidades, estamos de vuelta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Viena,
    Muchas gracias o mejor, muito obrigado por esta entrada que hiziste sobre la tierra de mis abuelos, la de mis padres y la mia, aunque la que me vio nacer y crecer fuera otra. Hablaste de Ella con tanto cariño y respeto que no podia no dejarte un comentario de agradecimiento. Gracias tambien por tu blog que sigo desde mucho. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti Sandrine por dejarme tu comentario, porque me llega dentro ver que he conseguido transmitir como dices, ese respeto que siento por tu tierra.
      Gracias también por seguir mi blog.
      Un abrazo.

      Eliminar